El 60 % de personas que juegan al Fortnite son menores de 12 años, la edad mínima recomendada.

Según un reciente estudio un 60 % de las personas que juegan al Fortnite son menores de 12 años, cuando la edad mínima sugerida es de 12 años en Europa y de 13 años en Estados Unidos.

Fortnite es actualmente el videojuego más popular del mundo, jugado por millones de jugadores, el cual permite hasta 100 a la vez, en un campo de batalla y los hace luchar hasta la muerte.

Si bien esta edad mínima sugerida está mencionada en el videojuego, lo cierto es que son muchos los niños que acceden a este contenido sin tener la edad mínima sugerida. Más precisamente: 6 de cada 10 no llegan a tener 12 años, de acuerdo con el estudio llamado “Generación Z y Fortnite: Nuevos paradigmas éticos de diseño de videojuegos”, elaborado la Universidad Oberta de Cataluña (UOC) y la Universidad de Lleida (UDL). “Creemos que se debe realizar una labor de divulgación destinada a las familias y al profesorado de las escuelas sobre las implicaciones de no respetar las edades recomendadas para los videojuegos, así como de los riesgos que conlleva un uso indebido”, se concluye en el informe.

Se estima Fortnite cuenta con más de 250 millones de jugadores. Aunque se trata esencialmente de un juego “libre”, hay, por supuesto, compras adicionales que se pueden hacer como puede ser munición.
La falta de restricciones graves de edad y el contenido violento preocupa a los padres, pero ¿qué es exactamente Fortnite?

¿Qué es Fortnite?

El modo Battle Royale de Fortnite, en el que 100 jugadores en línea se ponen en un campo de batalla para luchar hasta la muerte “solo puede quedar uno”, es la parte más exitosa. Hay otra versión del juego llamada Save the Day donde juegan solos, pero con mucho menor éxito.

Técnicamente, Fortnite se desarrolla en un mundo distópico donde el 98 por ciento de la población de la Tierra desaparece repentinamente, las condiciones de vida se vuelven difíciles y unas criaturas parecidas a zombis deambulan por la Tierra: el jugador está entre el 2 por ciento restante cuyo trabajo es sobrevivir. El propósito es literalmente sobrevivir matando a otros jugadores, ser la última persona en pie y serás declarado el ganador.

Para ganar, los jugadores necesitan construir infraestructura para protegerse y acumular armas adicionales para atacar. A diferencia de otros juegos de disparos, con Fortnite Battle Royale, una vez que estás muerto, eso es todo. No resucitas ni tienes una segunda vida, como sucede a menudo en otros juegos.

Después del apocalipsis, se establecieron “bases de sobrevivientes” y cada jugador está a cargo de cuidar estas bases antes de tratar de encontrar una manera de devolver la Tierra a la normalidad.

Sin embargo, la violencia es significativamente menos gráfica que otros juegos de disparos que muchos niños y adolescentes están jugando (World of Warcraft, Grand Theft Auto V, Sniper Elite 4 y Resident Evil 7 Biohazard

¿Por qué les gusta tanto a los niños?

El elemento ‘libre’ es obviamente atractivo para muchos niños. Los jugadores pueden desbloquear nuevos objetos a medida que avanzan, sin pagar nada (lo que, por supuesto, puede añadir a la naturaleza “obsesiva” que algunos jugadores desarrollan). Sin embargo, los jugadores pueden comprar un ‘Pase de Batalla Premium’ para tener acceso a ropa y artículos exclusivos y, de nuevo, su rendimiento y participación continua en el juego se ve recompensado con más opciones disponibles en la tienda.

Una de sus mayores ventajas es su implantación en las múltiples plataformas: ordenadores, PlayStation, Xbox o teléfonos inteligentes, lo que permite jugar en cualquier lugar y en cualquier momento.

Pero sin embargo, es el aspecto multijugador lo que realmente hace que este juego haya tenido un gran atractivo. Los niños están biológicamente conectados para una conexión relacional. Quieren sentir que pertenecen y jugar en este formato interactivo en línea es socialmente atractivo. Muchos niños también han empezado a formar grupos para jugar en dúo o en equipo.

¿Cuáles son las preocupaciones de los padres?

Problemas de adicción

La queja más común de los padres se relaciona con la preocupación de que el juego es “adictivo”. Hay bucles compulsivos incorporados en el juego, lo que lo hace más atractivo para seguir jugando (por ejemplo, puede desbloquear más funciones y comprar elementos adicionales en la tienda, cuanto más tiempo juegue). Fortnite también ofrece recompensas intermitentes. Estadísticamente, los niños perderán más de lo que ganarán, pero esa evasiva victoria, el subidón de adrenalina que obtienen al casi ganar, es lo que mantiene a los cautivados y deseosos de más y más. Esto crea un estado de insuficiencia en el que los jugadores nunca se sienten “acabados” y rara vez se sienten satisfechos con su rendimiento.

Mientras que la mayoría de los partidos de Fortnite duran entre 15 y 25 minutos, algunos pueden durar más tiempo, dependiendo del nivel de habilidad del jugador. Sin embargo, después de terminar un juego, con tanta adrenalina bombeando a través de sus cuerpos, o tal vez estaban cerca de ganar el juego anterior, los jugadores para los jugadores es increíblemente difícil de parar después de un juego. También es muy difícil para los jugadores detenerse a mitad de un partido, ya que literalmente morirán. Así que una estrategia simple aquí es dar a sus hijos una amplia advertencia antes de que apaguen el juego, para que puedan completar un juego completo y no se vean obligados a terminar a mitad de camino en el juego.

Restringir el acceso durante la noche y antes de la escuela

Este juego puede causar hiperactividad en el sistema nervioso y sensorial de los niños y adolescentes, lo que dificulta el quedarse dormido o permanecer concentrado en la escuela. Si juegan por la noche antes de acostarse, pueden causar retrasos en el sueño (tanto de un cerebro que no puede desacelerar como de la luz azul emitida por el dispositivo). Además, sabemos por la noche la corteza prefrontal de los niños y adolescentes deja de funcionar (esta es la parte del cerebro que ayuda a tomar decisiones lógicas e inteligentes) y en su lugar su amígdala se enciende (este es su cerebro emocional), lo que significa que son mucho más susceptibles a tomar decisiones descuidadas y a tener un comportamiento riesgoso por la noche.

Mantenga conversaciones continuas sobre la violencia y la seguridad cibernética. Estas no son conversaciones aisladas. Necesita tenerlas con frecuencia, ya que la tecnología y las amenazas siguen cambiando y el cerebro de su hijo o adolescente todavía está en desarrollo, por lo que sus habilidades para hacer memoria siguen desarrollándose (su córtex prefrontal, que ayuda con la memoria de trabajo, no está completamente desarrollado hasta finales de los 20 años en el caso de los hombres y principios de los 20 años en el caso de las mujeres).

Como cualquier otra moda o fase, es muy probable que esto también pase. Otro nuevo juego o aplicación de medios sociales llegará a su debido tiempo y reemplazará a Fortnite.