El riesgo de los ‘Smart toys’ o juguetes conectados

Tras la aparente ternura de un peluche puede esconder una cámara o un micrófono que suba a Internet la vida de nuestros hijos y la de toda la familia.

Hoy en día, los niños tienen la oportunidad de interactuar con sus muñecos de peluche, robots o muñecas de maneras que sus padres sólo pudieron soñar. Estos juguetes, normalmente denominados “inteligentes” o “conectados”, tienen incorporados sensores de movimiento, altavoces y micrófonos que les permiten analizar lo que dicen los niños y responder en cuestión de segundos buscando una respuesta adecuada en una base de datos en línea o en Internet en general. Aprenden las preferencias e intereses de los niños con el tiempo, de modo que su juego puede personalizarse, lo que puede mejorar las habilidades de comunicación y se ha descubierto que aumenta la concentración de los niños con discapacidades intelectuales. Pero estos juguetes también abren Internet a niños de tan sólo tres años, creando una nueva frontera digital que los padres y cuidadores necesitan investigar, entender y patrullar.

Si bien es cierto que se pueden tener reglas firmes sobre lo que se comparte en las redes sociales, es más difícil percibir los juguetes inteligentes como una amenaza potencial, dice Sophie Linington, subdirectora general de Parent Zone, una empresa social que ayuda a las familias a navegar con seguridad por Internet. “Te adormeces en una falsa sensación de seguridad, pensando: ‘Oh, es un lindo osito de peluche’. Pero si se conecta a Internet, entonces hay que pensar lo mismo antes de entregarlo que con una tablet o un teléfono”.

Debe estar preparado para llevar un registro de cualquier aviso de retirada y mejoras de seguridad durante la vida del juguete.

A finales de 2019 se conoció que una personas había hackeado una cámara de vigilancia que había puesto a su hija una madre para poder controlarla mientras jugaba, elemento que el hacker aprovechó para “colarse” en la habitación de la niña y hablar con ella haciéndose pasar por Papa Noel.

Los juguetes inteligentes pueden ser hackeados y los padres también deben ser conscientes de que cualquier información que obtengan puede no ser privada. Si un juguete o juego inteligente se comunica con un niño -ya sea por medio de un texto o “hablando” con ellos- esos mensajes o grabaciones se transmitirán a una base de datos externa para que puedan ser analizados y respondidos, y es probable que se almacenen para que el juguete pueda dar la impresión de haber aprendido información sobre su dueño. La forma en que se almacenan esos datos, si están encriptados y la seguridad de las contraseñas que los protegen (si es que existen) son detalles que las empresas no suelen ofrecer voluntariamente, y este es un territorio tan nuevo para los padres que a la mayoría no se les ocurre preguntar.

En los últimos tres años, se han descubierto una serie de vulnerabilidades. Las CloudPets, juguetes de peluche que permitían a los niños enviar y recibir mensajes de audio, fueron retirados de la venta después de que los expertos en seguridad descubrieran que su sistema de almacenamiento en línea no estaba protegido por una contraseña, lo que provocó que 820.000 registros (incluidos los nombres, edades y grabaciones de voz de los niños) se vieran comprometidos.

Eso siguió a la noticia de que la muñeca parlante My Friend Cayla, prohibida en Alemania por ser un aparato espía ilegal, contenía un dispositivo Bluetooth no seguro, lo que significaba que cualquier persona dentro del rango de alcance podía escucharla. En 2015, los hackers atacaron a la empresa VTech, con sede en Hong Kong, que fabrica una serie de juguetes conectados, incluyendo cámaras, y capturaron los detalles de más de 6,3 millones de clientes, incluyendo fotos de niños y direcciones de casas.

Para ser claros, no hay evidencia de que la información de un juguete inteligente haya sido usada para atacar a ningún niño, ya sea en línea o en la vida real. Pero mantener a los niños seguros será un desafío mayor a medida que el mercado continúe expandiéndose; los pronosticadores digitales de Juniper Research predicen que tendrá un valor de 18 mil millones de dólares para 2023.

Linington recomienda leer las revisiones independientes, particularmente las relacionadas con las protecciones de seguridad de los juguetes. Si decide comprar uno, antes de dárselo a un niño, sáquelo de la caja, cambie las contraseñas predeterminadas y desactive las funciones que no sean necesarias para su uso (tal vez una cámara o un rastreador GPS). También debe estar preparado para llevar un registro de cualquier aviso de retirada y mejoras de seguridad durante la vida del juguete.