La adicción de los niños al Fortnite podría llegar a ser como al de la cocaína

Con la llegada del teléfono móvil, el uso digital se ha vuelto casi exponencialmente más frecuente, y las adicciones relacionadas con el uso de las redes sociales, el juego online, las compras online y otras compulsiones han aumentado.

Qué solución tiene el trastorno por uso de Internet y videojuegos

Desde su lanzamiento, padres, educadores y expertos en salud han alertado sobre la naturaleza adictiva de Fortnite Battle Royale, actualmente el videojuego multijugador online más popular del mundo, y esas preocupaciones están justificadas. El trastorno por juego es real. La Organización Mundial de la Salud reconoce ahora el Trastorno de Juego y lo define como un patrón de comportamiento de juego digital o de vídeo caracterizado por el deterioro del control sobre el juego, el aumento de la prioridad dada al juego sobre otras actividades hasta el punto de que el juego tiene prioridad sobre otros intereses y actividades diarias, y la continuación o escalada del juego a pesar de la aparición de consecuencias negativas. Se calcula que 2.200 millones de personas en todo el mundo juegan a los videojuegos y, aunque no hay cifras concretas sobre Fortnite, las investigaciones sugieren que hasta el 4% de los que juegan a los videojuegos, es decir, 90 millones de personas en todo el mundo, son adictos.

El fenómeno de la adicción online no es exclusivo de los juegos. Con la llegada del teléfono móvil, el uso digital se ha vuelto casi exponencialmente más frecuente, y las adicciones relacionadas con el uso de las redes sociales, el juego online, las compras online y otras compulsiones han aumentado. El deterioro del control, la priorización, la escalada o la continuación del uso a pesar de las consecuencias negativas son los criterios que utilizamos para clasificar la adicción, independientemente de la sustancia. Los síntomas y comportamientos de quienes tienen adicción digital son un reflejo de los de otros trastornos del proceso, como las compras, el juego o el sexo.

¿Qué hace que el mundo digital sea tan adictivo?

Los videojuegos y otros entretenimientos online están diseñados para engancharnos. Lo hacen a través del refuerzo intermitente. El centro del placer de nuestro cerebro se activa cuando ganamos, y la recompensa del aumento de dopamina nos hace querer hacer más. Pero si ganamos tan a menudo que se convierte en algo seguro, nuestro cerebro puede aburrirse: no se puede comer tarta de lima cuatro veces al día. Por esta razón, los juegos están diseñados para que sólo se gane de vez en cuando. Parte de la alegría de jugar es la anticipación de ganar, y cada pérdida es sólo un estímulo para intentar otra victoria, y nuestro cerebro persigue el subidón de dopamina que recibimos de la siguiente victoria virtual.

Las redes sociales también funcionan así. Facebook configura a propósito tu lista de noticias para que veas un surtido aleatorio de publicaciones, además de las de tus amigos. Te mantiene expectante sobre lo que vas a ver a continuación mientras sigues desplazándote.

Para la mayoría de la gente, esto puede ser una diversión inofensiva, pero otros -por su predisposición genética, su composición psicológica y emocional y las circunstancias de su vida- se obsesionan con el mundo online.

Los “trastornos digitales” no son sólo para los adolescentes

Existe la creencia de que están más predispuestos a la adicción principalmente los varones adolescentes y adultos jóvenes, pero el problema es más generalizado. Por ejemplo, en el caso de los juegos, los varones menores de 18 años son los que más juegan (18%), pero los juegos son populares entre todas las edades y géneros. El jugador medio tiene 35 años y el 41% son mujeres. En el caso de las mujeres, el grupo de edad que más juega en línea es el de 50 años o más (13%).

Mientras que el tema de los juegos de los adolescentes y los adultos jóvenes acapara los titulares, debería haber la misma preocupación y apoyo para las personas de 45 años que viven solas, que viven digitalmente, con la mayoría de sus relaciones a través de Facebook u otros medios sociales. Su vida también puede tener algunas de las mismas dinámicas. Puede que tengan un trabajo y, por tanto, puedan pagar el alquiler, pero también puede que se sientan solos, deprimidos o emocionalmente arruinados.

También, esta obsesión a la red se produce en mayores, que están lidiando con pérdidas en sus vidas y recurren al mundo en línea en busca de consuelo. Su adicción digital será muy diferente a la de un joven de 18 años. Tal vez se exprese en forma de compras online compulsivas en lugar de jugar al Fortnite, o entablen una amistad online con alguien de otro país que les pida una transferencia de miles de dólares, pero la compulsión a pasar tiempo en el mundo digital puede ser igual de devastadora.

Por lo que el Trastorno por Uso de Internet y Videojuegos puede afectar a cualquier persona de cualquier edad, género o procedencia.

Algunas señales de advertencia del Trastorno por Uso de Internet y Videojuegos son:

  • Cambios de comportamiento
  • Pasar cada vez más tiempo en línea
  • Gastar dinero u otros recursos para obtener el mismo disfrute que antes
  • Dejar que otras áreas de su vida disminuyan
  • Robar o vender cosas para pagar sus actividades en línea
  • Aislamiento
  • Reducción del contacto con la familia y los amigos
  • Falta o pérdida de relaciones románticas o afectivas
  • Pérdida de trabajo

Estos son el conjunto de síntomas y comportamientos por los que preguntamos en cualquier trastorno de consumo. A veces los problemas de adicción digital se descuidan porque la persona también consume marihuana o alguna otra sustancia, y el comportamiento se atribuye a un trastorno por consumo de sustancias, cuando en realidad son las actividades en línea las que provocan el problema. Esto habla de la necesidad de una evaluación completa y exhaustiva.

Tratamiento del trastorno por uso de Internet y videojuegos

A pesar de la prevalencia de los dispositivos en nuestras vidas, el trastorno por uso de Internet y videojuegos, al igual que otros trastornos por uso de sustancias, es tratable. Un modelo residencial funciona bien para la adicción digital, paralelamente al trabajo realizado para trastornos similares impulsados por el proceso. Comienza con una desintoxicación digital para permitir que el cerebro comience a sanar y restablezca su propio patrón de dopamina, y luego reintroduce lentamente las tecnologías apropiadas.

Los datos recogidos en los últimos 50 años sobre otros trastornos de tipo procesual sugieren que cuanto más tiempo se atienda a una persona con trastorno por uso de Internet y videojuegos en los servicios clínicos, más probabilidades habrá de obtener un resultado positivo y una recuperación de por vida.

Además, casi siempre hay problemas psicológicos comórbidos que acompañan a la adicción digital. Puede tratarse de ansiedad o depresión, o puede tratarse de problemas más complicados, como trastornos del espectro autista, bipolaridad o trastorno obsesivo-compulsivo. Existe una correlación muy alta entre estos problemas y el trastorno por uso de Internet y videojuegos y también será necesario identificarlos y tratarlos con precisión durante el tratamiento.

Transición de vuelta a la vida y al trabajo

En el mundo actual, es casi imposible vivir sin tocar el mundo digital. La abstinencia de la tecnología no es práctica, ni es el objetivo. El objetivo del tratamiento debe ser ayudar a la persona a encontrar una forma equilibrada de incorporar la tecnología adecuada a su vida y, al mismo tiempo, contrarrestarla con tiempo fuera de la pantalla. Es importante mantener sus vidas firmemente en el mundo real de una manera que satisfaga sus necesidades emocionales y sociales.

Encontrar ese equilibrio es un proceso muy individualizado, porque lo que puede ser problemático para un individuo puede no serlo para otro. Si el trabajo de la persona depende del uso de Internet y otras fuentes digitales, entonces parte de su tratamiento implicará la reintroducción de algunas de esas cosas para evaluar si es capaz de equilibrar una vida sana en el mundo real con su trabajo en el mundo digital.