¿ Sabes si tu hijo ha sido víctima de algún ciberataque ?

Finaliza la temporada escolar y dan comienzo las vacaciones de verano. De repente, el tedio de los estudios se sustituye por rayos de sol y dos meses completos para los escolares, que disponen de mucho más tiempo libre. ¿Qué papel juega Internet en el día a día de los más jóvenes y a qué riesgos están expuestos con su uso? De hecho, cabe preguntarse si los padres españoles son conscientes de las amenazas a las que se enfrentan a diario sus hijos en sus teléfonos móviles. La última encuesta de Panda Security desvela que muy pocos progenitores saben con certeza si sus hijos han sido víctimas de cualquier tipo de ciberataque.

El 66% de los padres desconoce si su hijo ha sido víctima de algún ciberataque

Tras la pandemia, el uso generalizado de Internet y de aplicaciones digitales se ha extendido también al ámbito escolar, donde haciendo un buen uso de estas herramientas se puede aplicar a las tareas diarias en el colegio e incluso en clase. Igual que el teletrabajo, la tele escuela se ha convertido en una práctica cada vez más común.



Tras la pandemia, el uso generalizado de Internet y de aplicaciones digitales se ha extendido también al ámbito escolar, donde haciendo un buen uso de estas herramientas se puede aplicar a las tareas diarias en el colegio e incluso en clase.

El distanciamiento social y el aislamiento propiciado por la crisis de la COVID-19 provocaron que Internet se convirtiera en la principal fuente de recursos para poder mantenernos comunicados en la esfera laboral, académica, familiar o de ocio. “Pero también ha hecho que los menores amplíen considerablemente el tiempo que pasaban frente a pantallas y eso crea una tolerancia de la que luego es difícil deshacerse de la noche a la mañana”, asegura Hervé Lambert Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

En España, nueve de cada diez menores de 13 años tiene un dispositivo móvil. Además, es uno de los países europeos que presenta una mayor prevalencia de Conducta disfuncional en Internet (CDI), asociada a los juegos de azar en apuestas online, los videojuegos y el uso de redes sociales.

¿Pero en qué invierten su tiempo los menores cuándo navegan por Internet y cómo les afecta?

Desde Panda Security hemos realizado un estudio para evaluar el uso que hacen de Internet y cómo se atienen a las ciberamenazas y riesgos en materia de seguridad en la red. La muestra de la investigación está compuesta por un total de 1261 personas, 808 madres y 813 padres. Los encuestados tienen hijos e hijas de entre 5 a 18 años. Siendo el porcentaje más alto (54%) los que se trata de adolescentes de entre 16 a 18 años, 26% con hijos de entre 5 a 10 años y un 20% con hijos de entre 11 a 15 años.

Control Parental

Los datos del estudio sobre el uso de móviles en menores

Uno de los grandes debates de padres, madres y docentes versa sobre  limitar el uso que hacen sus hijos de Internet, para evitar que una mala práctica interfiera en sus deberes, horas de sueño o habilidades de sociabilización.

Los datos de la investigación revelan que el 52% de sus hijos pasa entre 5-10 horas semanales utilizando pantallas con acceso a Internet, frente a un 33% que invierte más de 30 horas semanales (de lunes a domingo), y un 15% que pasa frente a las pantallas entre 10 y 20 horas semanales. “Si observamos adecuadamente, un tercio de esos menores pasa el mismo tiempo en Internet que prácticamente lo que dura casi una jornada laboral”, apunta Lambert.



La inmensa mayoría de los progenitores afirma que la mayoría de ese tiempo se destina a fines académicos y educativos. Sobre la utilidad que le dan al móvil/tablet/ordenador, un 33% creen que sus hijos pasan la mayor parte del tiempo en Internet haciendo consultas o ejercicios relacionados con las tareas académicas; un 22% navegando por redes sociales como Instagram, Tik Tok o Twitch; en el mismo porcentaje se sitúan los que dicen que mayoritariamente juegan a videojuegos; el 17% desconocen el uso que hacen de Internet y el porcentaje más bajo de un 6% es para los que creen que chatear y comunicarse con sus amigos.

Los datos de la investigación revelan que el 52% de sus hijos pasa entre 5-10 horas semanales utilizando pantallas con acceso a Internet, frente a un 33% que invierte más de 30 horas semanales (de lunes a domingo), y un 15% que pasa frente a las pantallas entre 10 y 20 horas semanales.

Tres de cada diez padres creen que sus hijos no corren riesgos por usar el móvil

Parece que los menores y adolescentes diversifican más su tiempo durante el periodo no escolar. A la pregunta de si utilizan más el móvil en periodo vacacional que durante el curso académico, un 69% respondió que no, frente al 31% que aseguran que durante las vacaciones utilizan más sus móviles.



Cualquier persona que navega en Internet está expuesta a ser víctima de algún ciberataque o ciberamaneza. En el caso de la población más joven, los ciberdelincuentes suelen actuar a través de las redes sociales y otras plataformas digitales que sean las favoritas del momento. Uno de los datos más impactantes resalta la idea de la poca conciencia que existe entre los adultos en materia de ciberseguridad y por ende, la falta de legado educacional sobre este tema a los más pequeños. Un 66% de los padres y madres no saben si su hijo ha sufrido en alguna ocasión algún ataque a través de su móvil, ordenador o tablet, como intentos de robo de identidad, ciberacoso, ciberembaucamiento o recepción de contenido sexual explícito. El 30% asegura que no, y un 5% son conscientes de que sus hijos han sido víctimas de alguna de estas amenazas y ataques en la red.

“Como padres no podemos pretender saber en dónde están metidos nuestros hijos todo el día, pero si podemos asegurarnos de que reciben las mejores herramientas para prevenir sufrir amenazas a través de Internet que pongan en riesgo su integridad física o emocional. Esto es un problema que tiene sus raíces en la educación, y afortunadamente, todavía estamos a tiempo de trabajar este aspecto”, comenta Hervé Lambert Global Consumer Operations Manager de Panda Security

Consejos para una buena educación digital a los niños

  • Ayudarles a construir una adecuada identidad digital. Concienciar de la importancia sobre proteger los datos personales y la privacidad en redes sociales.
  • Repasar los términos y ajustes de privacidad de sus perfiles en redes sociales para una mayor seguridad.
  • Filtrar los contenidos que sean inapropiados para que no estén a su alcance.
  • Limitar el tiempo que pasan frente a las pantallas o aplicaciones.